Evidencias de cada Teoría

A continuación se mostrarán las distintas evidencias y demostraciones que prueban cada una de las teorías expuestas anteriormente:

Teoría del Gran Impacto:

  • Las rocas recogidas durante las Misiones Apolo en la Luna muestran una composición química prácticamente idéntica a la de las rocas de la Tierra.
  • Los investigadores de la revista Nature demuestran que la escasez de Zinc en las rocas lunares, lo que prueba que debió haber un evento de fusión de escala planetaria que evaporó dicho elemento volátil, tal y como explica el geoquímico James Day.
  • Simulaciones informáticas llevadas a cabo por varios centros como el Southwest Research Institute (EE.UU.) han demonstrado experimentalmente la posibilidad de dicha teoría.
  • La corteza lunar rica en anortosita sugiere que estuvo fundida.

Teoría de las Colisiones Planetesimales y Teoría de Captura:

  • Ambas justifican el motivo por el cual la órbita de la Luna es opuesta a la de la Tierra, como sucede con otros satélites en el sistema solar.
  • Se sabe que mediante este proceso se han establecido en una órbita en torno a un planeta satélites como los de Marte (Fobos y Deimos).

Teoría de la Co-Formación:

  • La parecida composición química y geológica de la Luna con respecto a la Tierra demuestra la estrecha relación en la formación de ambas.
  • La datación radioactiva de las rocas lunares fechan entre 4.500 y 4.600 millones de años la edad lunar, que se aproxima mucho a la edad de la Tierra.

Teoría de Fisión:

  • La composición de la Luna se asemeja mucho a la del manto y la corteza terrestre.
  • Demuestra las diferencias entre las densidades de la Luna y la Tierra.
  • En el caso en el que la Luna no tuviera un núcleo de hierro como el de la Tierra se arrojaría mayor credibilidad a la teoría.

Hipótesis de Precipitación:

  • Demuestra también la parecida composición entre la rocas lunares y terrestres.
  • Justifica la existencia de algunos elementos pesados comunes en la Luna.